Fábrica de la Canonja en Tarragona.
Fábrica de la Canonja en Tarragona.

Ya son dos las víctimas mortales atribuibles a la gran explosión que se produjo el martes, poco antes de las 7 de la tarde, a la empresa Iqoxe de la zona de industria química de la Canonja, en Tarragona. Los Bomberos han localizado esta mañana el cuerpo sin vida del trabajador desaparecido desde ayer que, según fuentes sindicales, era el jefe de turno de la planta.

Los cuerpos de emergencia trabajan para  poder estabilizar la zona, donde aún hay riesgo estructural, y acceder con seguridad para hacer el rescate de la víctima, que se ha localizado en la zona de oficinas. Ayer ya se confirmó la muerte de otro hombre por el derrumbe del techo de su casa en el barrio de Torreforta, en Tarragona, a más de tres kilómetros del lugar de la explosión, debido al impacto de una placa metálica que habría salido disparada de la planta. Los Bomberos han confirmado hoy que las primeras investigaciones apuntan a que la plancha, de aproximadamente una tonelada de peso y de 122x165x3 centímetros, provenía de la explosión -podría ser la tapa del reactor donde se originó el accidente-. 

La explosión también dejó ocho trabajadores heridos de diferente gravedad  (dos grandes quemados -uno crítico y uno muy grave-, que fueron trasladados al Hospital de la Vall d’Hebron de Barcelona; uno grave, que está ingresado en el Joan XXIII, y cinco leves). La empresa donde se produjo el accidente, en las instalaciones de la antigua IQA, ahora Iqoxe, trabaja con óxido de etileno y la gestión que se ha hecho de la crisis ha puesto en el centro del debate por qué se decidió no activar las sirenas de alerta, como han criticado sindicatos, alcaldes, vecinos y agentes como los abogados del Colectivo Ronda.

El consejero de Interior, Miquel Buch, explicó que se activó el Plaseqcat por el riesgo químico y se dictó el confinamiento de manera preventiva, pero que justo en el momento cuando se iban a activar las alarmas llegó el resultado de toxicidad del aire, que era negativo, y se decidió no poner en marcha las sirenas. El consejero ha asegurado que no hay riesgo en el entorno de la planta y que habrá un proceso de revisión y análisis para evaluar como se ha gestionar la crisis. El subdirector de Protección Civil, Sergi Delgado, con todo, acusó la empresa, en declaraciones a RAC 1, de “no facilitar la información y no seguir los protocolos” después de la explosión. Ha asegurado que tuvieron “dificultades” para evaluar el riesgo de un posible nube tóxica: “Este tipo de 

La empresa reitera que ha abierto “una investigación interna” sobre el accidente y asegura que la planta afectada se puso en operación en junio de 2017 y que ha funcionado “con total normalidad” desde entonces. “Estamos convencidos de que hemos hecho las cosas bien”, sentenció el consejero ejecutivo de la compañía, José Luis Morlanes, en una atención a los medios.

El Ayuntamiento de Tarragona ha decretado dos días de luto y CCOO y UGT han convocado un paro esta mañana, a las 12 h, a las puertas de la petroquímica para denunciar las condiciones de seguridad en la planta. Unos 150 trabajadores de la planta han participado en solidaridad con las víctimas de la explosión. La plataforma Cielo Limpio, por su parte, ha hecho un llamamiento a concentrarse a las siete de la tarde en la plaza de la Font de Tarragona para  exigir al Gobierno y las empresas químicas la responsabilidad que tienen de “proteger a la población”.

La explosión, según informó el jefe del operativo, Albert Ventosa, se habría generado en un reactor y habría afectado una cisterna ubicada cerca que contenía óxido de propileno. Ventosa ha detallado que el reactor es el recipiente donde los productos químicos reaccionan para formar el producto final, y aseguró que continúan trabajando para contener la llama de la cisterna afectada inyectando nitrógeno con la ayuda de un dron. El consejero de Interior, Miquel Buch, ha remarcado que no había riesgo en el entorno de la planta y ha apuntado que el proceso de extinción del incendio evolucionaba favorablemente, pero que aún había un área restringida que afecta a siete empresas del polígono. También ha dicho que una vez superada la fase de emergencia de la crisis se abordarán las causas.

La polémica de las sirenas

Buch ha explicado esta mañana a RAC1 que no se ha detectado toxicidad al aire pero que se analizará la forma en que se informó a la población a raíz de la polémica generada por el hecho de que no sonaran las alarmas. Según el consejero, ayer se tuvo que esperar al análisis del aire pero preventivamente se ordenaron confinamientos. Buch no ha descartado en el futuro hacer sonar las sirenas como medida preventiva. “Tendremos que analizar cuál es la mejor manera de informar”, dijo. “Cualquier medida para mejorar el aviso a la población, cualquier herramienta que tengamos será poca para poder prevenir la población”, ha defendido el consejero.

“Si hubiera sido tóxico, ya habríamos hecho tarde”, lamentó José María Torres, de la plataforma Cielo Limpio después de escuchar las declaraciones del consejero, y ha criticado que haya “más preocupación por no generar alarmismo o por la posible falta de madurez de la población “que por la seguridad. Torres ha criticado que fuera un coche de Protección Civil con megáfonos quien diera la información sobre qué hacer a los vecinos de la zona, y remarcó que el protocolo recoge que hay que hacer sonar las alarmas de forma preventiva, como aviso, y ha pedido responsabilidades en la empresa. También sindicatos y alcaldes de la zona lamentaron que no se activaran las sirenas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here