María Jesús Montero, ministra de Hacienda en funciones, pone trabas al gobierno andaluz del PP y Cs por irregularidades en los presupuestos de 2018, que precisamente había salido adelante ella misma como consejera de Hacienda de la Junta. Según una carta hecha pública ayer por el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, el ministerio advirtió el 5 de diciembre la Junta que Andalucía no podría acudir a los mercados para financiarse a causa del incumplimiento del techo de gasto, el objetivo de estabilidad y de deuda pública en las cuentas del año pasado, prorrogados este 2019. “Esperamos una rectificación de esta medida arbitraria que atenta contra nuestra autonomía”, se quejó Moreno días después de que el PP y Cs echaran adelante los presupuestos de 2020 con el aval de Vox en el Parlamento andaluz.

Pero el jefe del ejecutivo ha jugado con el tiempo y ha hecho correr la “intervención financiera” del gobierno de Pedro Sánchez este lunes, cuando ya hacía días que había recibido la carta del secretario general de Financiación Autonómica y Local, Diego Martínez López . El delegado del Gobierno en Andalucía, Lucrecio Fernández, ha defendido que el ministerio de Hacienda “trata todas las comunidades autónomas de la misma manera”, y “con todas utilizan las mismas reglas de juego”, en referencia al cumplimiento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria. “El único responsable de haber vendido humo o no con los presupuestos aprobados es el mismo gobierno andaluz”, ha añadido Fernández, en relación con el hecho de que el gobierno del PP y Cs ya conocía la comunicación del gobierno español desde principios de mes.

Más allá de eso, fuentes del ministerio de Hacienda consultadas por Efe exculpan Montero y señalan que la exconsellera cerró el ejercicio con un 0,37% de déficit, por debajo del 0,4 que marca la normativa. Atribuyen el incumplimiento a la “declaración de gastos sobrevenidas este 2019 -ya con el PP y Cs al gobierno- imputados al 2018”, lo que ha supuesto que el déficit se haya subido hasta el 0,51%.

Duras críticas del PP y Cs

Los dos partidos que gobiernan en Andalucía cargaron duramente contra la medida y anunciaron que pedirían la comparecencia de Montero en el Congreso para dar explicaciones. El presidente de los populares, Pablo Casado, ha afirmado que con esta decisión el Gobierno incurre en “otra gran contradicción” porque “la consejera Montero -cargo que ejerció la política andaluza entre septiembre de 2013 y junio de 2018- se ve subsanada por la ministra Montero “. “Esto parece una broma de Gila pero no lo es”, espetó en una rueda de prensa en el Congreso tras reunirse con Sánchez.

La portavoz de Cs en el Congreso, Inés Arrimadas, calificó de “demencial, sectario y vergonzoso” que Montero “intervenga” la Junta de Andalucía mientras “mira hacia otro lado” con comunidades gobernadas por el PSOE. “Es demencial y sectario que el gobierno en funciones de Pedro Sánchez ataque un gobierno que funciona y es vergonzoso que intente intervenir un déficit que cometió el mismo PSOE cuando gobernaba”. Los líderes autonómicos de las dos formaciones de derecha también recriminaron la maniobra socialista y la atribuyeron a una “venganza” por la sentencia de los ERE ya la voluntad de detener las reformas que propone el nuevo gobierno.

El conflicto tendrá recorrido este martes porque Moreno tiene previsto trasladar personalmente su malestar a Sánchez durante la conversación telefónica que el candidato a la investidura mantendrá con él en el marco de la ronda de llamadas con todos los presidentes autonómicos. Según fuentes de la Junta consultadas por Europa Press, el presidente andaluz le exigirá una “rectificación inmediata” por lo que considera un “ataque” a los andaluces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here