Mientras, miles de personas salían a las calles de toda España para protestar contra el fallo al grito de “No es abuso, es violación”.

La sala segunda de la Audiencia de Navarra considera a José Ángel Prenda, Ángel Boza, Antonio Guerrero, Alfonso Jesús Cabezuelo y Jesús Escudero culpables de un delito de abuso sexual continuado con el agravante de prevalimiento, lo que supone una situación de superioridad general de los agresores respecto a la víctima. Pero les absuelve de agresión sexual, de robo con violencia o intimidación y de un delito contra la intimidad.

El fallo cuenta con el voto particular del magistrado Ricardo González, quien argumenta que los hechos ocurrieron “sin que la denunciante les expresase ni de palabra ni con gestos, ni de ninguna otra manera, su disconformidad” y fueron “relaciones sexuales consentidas que las habían grabado con sus móviles”. Este juez ve en los vídeos “una deshinibición total y explícitos actos sexuales en un ambiente de jolgorio y regocijo en todos ellos, y, ciertamente, menor actividad y expresividad en la denunciante”.

La pena impuesta es muy inferior a la esperada por la Fiscalía, que pedía 22 años y dos meses de cárcel para cada uno de los acusados repartidos en 18 años de prisión por delito continuado de agresión sexual, dos años y 10 meses por delito contra la intimidad y otros dos años por un delito de robo por intimidación (debido a que le sustrajeron el móvil a la denunciante).

Ningunas de las partes ha quedado satisfecha con el fallo y han anunciado recursos.

20minutos.es