El segundo episodio tuvo lugar poco después. En esta ocasión paró su coche en un pleno carril de la madrileña Gran Vía. Lo reconoció en rueda de prensa y para sorpresa de los allí presentes dijo que esa acción “estaba permitida”.

La tercera infracción de Esparanza Aguirre se registró hace solo unos días. El pasado viernes 13, fue grabada con su coches parado en mitad de un paso de cebra, los testigos aseguran que circulaba a tal velocidad que cuando el semáforo en rojo no pudo frenar a tiempo.

Y es que los móviles tendrán sus cosas buenas y sus cosas malas y en uno u otro lado, en ocasiones sin que el protagonista lo sepa. Aguirre usaba el móvil al volante sin percatarse que desde otro coche la estaban grabando. “Esa es Esperanza Aguirre hablando por el móvil y conduciendo como si nada. Arranca porque ella lo vale”, se oye decir a una mujer que capta el momento de la infracción.