La cárcel de Soto del Real propone conceder la libertad restringida a Rodrigo Rato

La decisión de la dirección de la prisión aún no es firme y debe ser confirmada por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias

0

La Junta de Tratamiento de la prisión de Soto del Real ha propuesta conceder el tercer grado penitenciario al exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato. El Tribunal Supremo confirmaba en octubre de 2018 la condena de cuatro años y medio de prisión impuesta por la Audiencia Nacional a Rato por un delito de apropiación indebida en el caso de las ‘tarjetas black’.

Según avanzan fuentes penitenciarias, la propuesta de aplicar el régimen de semilibertad al expresidente de Bankia no ha sido aprobada por unanimidad. Ahora la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias deberá decidir si ratifica la decisión de la Junta de Tratamiento de Soto del Real.

Las mismas fuentes señalan que muchas reuniones de la Junta de Tratamiento de Soto del Real habían sido aplazadas en las últimas semanas debido a la pandemia del coronavirus“Ahora tocaba revisar el grado penitenciario de Rato”, apuntan.

El vicepresidente ingresó en prisión a finales de octubre de 2018 y desde entonces se le habían concedido dos permisos de seis días cada a uno. El estallido de la crisis sanitaria por el coronavirus llevó a Interior a tomar severas restricciones para aislar las prisiones –entre ellas suspender las salidas de presos para evitar que a su regreso provocaran un contagio–, lo que le había impedido disfrutar hasta ahora del segundo de los permisos. Fuentes penitenciarias detallan que, sin embargo, en la decisión de la junta de tratamiento (un órgano interno de la cárcel formado por profesionales penitenciarios que se encarga de clasificar los reclusos) no ha pesado la pandemia.

Rato es el único condenado por el escándalo de las tarjetas “black” de Caja Madrid que aún no ha obtenido el tercer grado, régimen de semilibertad. El exdirector del FMI solo ha cumplido más 17 meses en prisión. 

Desde agosto del año pasado, ya no tenían que acudir a su centro penitenciario más que a dormir los exconsejeros  Antonio Romero y Jorge Gómez, condenados ambos a tres años y dos meses de cárcel y otros 9 condenados más. En noviembre, fue el turno del exvicepresidente de Caja Madrid José Antonio Moral Santín.

El tercer grado penitenciario o régimen de semilibertad se suele conceder a los reos que ya han cumplido al menos un cuarto de su condena. No obstante, en algunos casos también puede decretarse tras evaluar otros aspectos como la personalidad y el historial individual, familiar, social y delictivo del interno, la duración de las penas o el medio al que retorna.

Rato aún tienen otros dos frentes judiciales abiertos: la salida a Bolsa de Bankia en el que la Fiscalía Anticorrupción solicitó ocho años y medio de prisión por falsedad contable y estafa a inversores. El otro caso relacionado con el origen de su patrimonio, está en el aire después de que la Audiencia Provincial de Madrid ordenara dar marcha atrás al procesamiento por supuesta corrupción en la contratación de la campaña de publicidad del banco, y agruparla en una causa común con los presuntos delitos fiscales y de blanqueo, actualmente investigados en los juzgados de Plaza de Castilla.

El exsecretario de Estado de Hacienda Estanislao Rodríguez Ponga y los exconsejeros de Bankia Francisco Baquero, Jorge Gómez, José María de la Riva, y Moral Santín ya han conseguido el tercer grado penitenciario a la espera de la misma sentencia, por la salida a Bolsa, que podría conocerse entrado 2020.

También podría gustarte
Ver comentarios de la noticia

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.