Cargos de VOX destapan la corrupción del partido: “La dirección nos ordenó esconder donaciones de empresarios”

Carlos Aurelio Caldito, ex vicepresidente de VOX en Badajoz, acudió a la emisora SER a realizar unas muy duras declaraciones sobre lo que vivió en el partido mientras perteneció a él.

“Entre el 15 y el 17 de diciembre de 2017 nos reunieron a todos los responsables provinciales del partido en Soto del Real; fueron las primeras jornadas de coordinación de VOX”, cuenta Caldito, asegurando que una vez allí, “el vicepresidente y responsable de captación de recursos del partido, Víctor González Coello de Portugal, se dirigió a los presentes indicándonos que debíamos ofrecer a los empresarios que quisiesen donar dinero a Vox una vía indirecta para hacerlo sin que su identidad se viese expuesta: utilizar testaferros, parientes o amigos”.

Carlos Aurelio Caldito, ex vicepresidente de Vox en Badajoz  relataba en estos términos a la SER la indicación que, asegura, se dio desde la dirección del partido para la captación de fondos en las distintas provincias.

Según el testimonio de el ex vicepresidente del partido en Badajoz, VOX ofrecía esta ilegal vía por “los temores que ciertos empresarios pudieran tener a la hora de que alguien pudiera conocer sus simpatías políticas”, cuenta a la SER.

Estas directrices fueron confirmadas también Daniel Molina, ex presidente provincial de VOX en Toledo, quien aseguró que efectivamente él también recibió la misma instrucción. “Se nos dijo que los directores del Comité Ejecutivo Provincial cogiésemos el dinero de los empresarios y lo dividiéramos entre gente de confianza y lo metiésemos en el partido”, afirma.

 “Si es cierto, se dijo y me he visto involucrado además” asegura. “Se nos dijo que, para evitar que los empresarios tuviesen miedo de quedar asociados a un partido que puede parecer de extrema derecha, los directores del Comité Ejecutivo Provincial cogiésemos el dinero de los empresarios y lo dividiéramos entre gente de confianza y lo metiésemos en el partido”.

Cuenta además, que él mismo recibió un sobre con 15.000 euros por parte de un constructor, pero se negó a cogerlo ante Mazaly Aguilar, vicesecretaria de relaciones institucionales de VOX, “porque eso no era legal”. 

Molina agrega que después de eso, el partido cortó toda comunicación con él y que a las pocas semanas después fue destituido.

Utilizamos cookies para garantizar que se le proporcione la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa utilizando este sitio vamos a suponer que usted acepta.
Aceptar y continuar
Privacy Policy