Pedro Sánchez: “Existe un riesgo cierto de que haya elecciones el 10 de noviembre”

0
En su discurso en el Consejo de Política Municipal del PSOE, Sánchez comenzó defendiendo la importancia del municipalismo, algo que ya habían hecho antes el alcalde de Vigo y presidente de la FEMP, Abel Caballero, y la de Toledo, Milagros Tolón, y presumió del PSOE como el único partido que puede decir que gobierna España “de esquina a esquina”, incluidos el País Vasco y Cataluña, de lo que dedujo: “Nosotros sí que garantizamos la unidad de España”.

Enlazando con ello, confesó su “envidia” por los alcaldes que están gobernando con plenas capacidades tras ganar las elecciones de mayo, a diferencia de él tras ganar las de abril. “Y mira que ha llovido”, agregó. En mensaje a Ciudadanos y el PP, se burló de quienes apostaban por que gobernara la lista más votada y denigraban las coaliciones de perdedores que ahora “abrazan”, y les afeó apostar por los intereses de los independentistas al poder influir en el Gobierno.

Centrándose ya en Unidas Podemos pero sin referirse a la reunión de los equipos negociadores de ambos partidos el pasado jueves, le censuró que pretende justificar su entrada en el Gobierno por no fiarse del PSOE, y que por segunda vez, como en 2016, impidiera investir a un presidente socialista. Pero luego, más conciliador, pasó a reivindicar como logro conjunto la subida del SMI, la reversión de los recortes y el impulso a la igualdad.

“El PSOE no lo hizo solo. Contó con el apoyo de Unidas Podemos, algo que agradezco”, sintetizó, subrayando que si hubo que convocar elecciones “no fue precisamente por falta de cooperación” entre ambos, sino por la derrota de los Presupuestos en el Congreso por culpa de la derecha y los independentistas.

El presidente recordó la diferencia de escaños entre unos y otros en abril, e interpretó que, de todas las fuerzas políticas sólo el PSOE ha asumido el resultado electoral, al reconocer que tendrá que compartir programa político con Unidas Podemos. Sin embargo, otra vez conciliador, quiso destacar la suma de ambos. “Si fuimos capaces de hacer lo que hicimos con 151 escaños en 12 meses, ¿qué no seríamos capaces de hacer con 165 en cuatro años?”, preguntó, invitando a Unidas Podemos a dar un paso al frente porque “hay muchas cosas que tenemos que hacer”.

Sánchez concedió o avisó de que “existe un riesgo cierto de que haya elecciones el 10 de noviembre”, y por eso retó a Unidas Podemos a que ese día, en lugar de votando, los españoles les estén viendo juntos “trabajando por derogar la reforma laboral y aprobar el Estatuto de los Trabajadores”, o por “derogar la Lomce” y firmar un nuevo pacto educativo, y regulando la eutanasia. En suma, invocó a que “asumamos todos nuestros resultados electorales y nos pongamos a trabajar ya”.

Antes, el presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, le pidió “a Podemos que rectifique”, remarcando que, si unas nuevas elecciones no van a cambiar el presidente, no “se va a entender que vayamos a una especie de plebiscito para ver qué nombres y apellidos hay en tal o cual ministerio” y vaticinó que “algunos se tendrán que preguntar qué han aportado a la política” si sólo bloquean la gobernabilidad.

Además, resaltó que el Gobierno del PSOE “tiene que entenderse con la izquierda pero también con mucha gente que no está en nuestro ámbito ideológico”. Por eso, dijo que valora que “en vez de buscar la comodidad de salir a cualquier precio”, mercadeando puestos con Podemos, él “no quiera ser presidente de cualquier manera”.

Siguenos en Google News
También podría gustarte
Ver comentarios de la noticia

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Enable Notifications    Ok No thanks