Juan Carlos I encargó una estructura opaca para esconder en Suiza 100 millones

La fiscalía suiza está investigando una cuenta con 100 millones de dólares del rey Juan Carlos en Ginebra, según el diario suizo Tribune de Genève.

0

Suiza ya ha hecho llegar a la fiscalía española la documentación sobre la investigación al rey Juan Carlos  I por el depósito de 100 millones de dólares que Arabia Saudí le pagó el año 2008. Entre la documentación, la declaración ante el fiscal suizo del abogado también suizo Dante Canónica, que aseguró que el rey emérito le pidió a él y al gestor de fortunas a Arturo Fasana, en una reunión en la Zarzuela, que crearan una estructura con el fin de ocultar “una importante donación” que iba a recibir del rey saudí.

De esta manera, según adelanta El Español, se gestó lo que sería la Fundación Lucum, a través de la cual el monarca ocultó al fisco español los 100 millones de dólares.

Reunión en la Zarzuela

El abogado Dante Canónica declaró ante el fiscal suizo Yves Bertossa que conoció a Juan Carlos I a finales del año 2007 o principios del 2008. Mantuvo una reunión en el palacio de la Zarzuela junto con Fasana, durante la cual el monarca les explicó que recibiría una donación del rey de Arabia Saudí y quería saber si había la posibilidad de crear una estructura para recibir la donación. El letrado declaró ante el fiscal que en todo momento se quería hacer de forma transparente, hecho que no comparte el representante del ministerio público, ya que el presidente y el secretario de la Fundación Lucrum son precisamente Fasana y Canónica, y el nombre del rey emérito solo sale en un formulario depositado en el banco Mirabaud.

Canónica, de acuerdo con su estrategia que todo se tenía que hacer correctamente, declaró que pidieron garantías al monarca de que el dinero no era ninguna comisión. El monarca les habría dicho varias veces que era una donación y les dio las instrucciones para contactar con el embajador de Arabia Saudí en Washington, que era a quien les tenía que informar de la cantidad exacta de la donación. Fasana viajó hasta la capital de los Estados Unidos para confirmar, asegura, que se trataba de una donación.

En el marco de esa causa sobre los fondos del antiguo rey, Bertossa tomó declaración a Corinna Larsen el pasado diciembre en calidad de investigada, al igual que a los presuntos testaferros Arturo Fassana y Dante Canónica, que ejercía de responsable de la fundación cuyo primer beneficiario era el rey emérito y en la que el actual monarca figuraba como segundo beneficiario –sin su conocimiento, según Zarzuela–. Bertossa cree que los 65 millones de euros que fueron transferidos desde la cuenta de Lucum a otra de Larssen en 2012 proceden de los 100 millones que recibió Juan Carlos I de una comisión por la construcción del AVE a La Meca en 2008, según publicó el diario suizo Tribuna de Ginebra.

Según detalló la Tribuna de Ginebra, Juan Carlos estuvo durante unos años sacando dinero de esa cuenta hasta que en 2012 la cerró cuando Suiza endureció sus leyes antiblanqueo y repartió el dinero que quedaba en ella entre dos de su exparejas: 65 millones para Corinna Larsen y 2 millones para Marta Gayá.

Sobre una posible maniobra por parte del antiguo monarca para ocultar esa cantidad a través de la empresaria alemana, la expareja de Juan Carlos I señaló al fiscal, según El País, que “en ningún momento [el rey emérito] dijo que quisiera deshacerse de ese dinero. Ignoro si había declarado estos activos al fisco español. Había oído hablar vagamente de una amnistía fiscal en España, pero como no vivo en ese país no conozco los detalles”. El presunto testaferro Dante Canónica corroboró esa versión de Larsen: “Me acuerdo de que Juan Carlos I quería transferirle sus activos de manera irrevocable. No creo haberle dicho a Corinna que el rey lo hacía para deshacerse de sus activos”.

Cuenta en el Banco Mirabaud

Una vez recibida esta confirmación fue cuando crearon la Fundación Lucum, que tenía como banco el Mirabaud. Pocos después de un contacto con el embajador en el aeropuerto de Basilea donde le dieron el IBAN de la cuenta corriente, llegaron los fondos. Juan Carlos I, declaró Canónica, al ver la cantidad -100 millones de dólares- se sorprendió por la suma y destacó que habían sido “muy generosos”. Esta cantidad, según investiga el fiscal, correspondería a la comisión cobrada por el monarca por las obras del AVE en la Meca.

Siguenos en Google News
También podría gustarte
Ver comentarios de la noticia

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Enable Notifications.    Ok No thanks