A la cárcel por incumplir 5 veces el confinamiento y quemar un coche

0

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Los Llanos de Aridane (isla de La Palma, Santa Cruz de Tenerife) ha ordenado el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de un vecino de la localidad por violar hasta en cinco ocasiones la orden de confinamiento por motivo del coronavirus y aprovechar la última de ellas para quemar un coche e intentar hacer lo mismo con otro.

La magistrada María de los Ángeles Lorenzo-Caceres ha firmado el auto inapelable que ordena el ingreso en prisión del vecino de Puerto de la Cruz Jose Antonio O., de 51 años, que el pasado 28 de marzo fue condenado a seis meses de prisión por vulnerar en cuatro ocasiones la orden de confinamiento, sentencia de la que ya informó esta oficina de comunicación.

En aquella ocasión, la condena quedó en suspenso, al ser inferior a dos años de cárcel y no tener el acusado antecedentes penales. Pero fue detenido nuevamente saltándose la prohibición, y en este caso, al tener antecedentes de este mismo delito y ser por tanto reincidente, la magistrada le ha condenado a ocho meses pero no ha suspendido la pena. José Antonio O. ingresó en la Prisión de Tenerife II.

Ahora se le imputa indiciariamente cargos por desobediencia grave a las órdenes de la autoridad y delito continuado de daños agravados por incendio.

Según detalla el auto de prisión dictado por el juez instructor, la Guardia Civil ha acreditado en la investigación que existen cuatro actas de denuncia extendidas al detenido en las que se acredita el reiterado incumplimiento de las medidas de confinamiento. Fue sorprendido en la vía pública sin causa justificada los días 19, 23, 26 y 28 de marzo.

Según detallan el auto de prisión dictado por el juez instructor, la Guardia Civil acreditó en la investigación que existen cuatro actas de denuncia extendidas al detenido en las que se acredita el reiterado incumplimiento de las medidas de confinamiento. Fue sorprendido en la vía pública sin causa justificada el día 19 de marzo a las 16:20, el 23 a las 22:46, el 26 a las 20:35, y el 28 a las 23:00.”Tal conducta”, razona la autoridad judicial, “constituye un grave y reiterado incumplimiento de la restricción deambulatoria (€), mostrando un notorio desprecio a la severa, compleja y delicada situación en la que se encuentra nuestro país”.

“El comportamiento delictivo, arbitrario e incívico del detenido evidencia el desprecio por la crítica situación que viene sufriendo nuestra sociedad, sin ningún tipo de consideración por la encomiable labor de nuestros profesionales sanitarios, los ciudadanos enfermos y los desgraciadamente ya fallecidos, la salud de las personas vulnerables en situación de riesgo, y quienes velan por la seguridad y la conservación del orden público, los Agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, explica el instructor.

Daños mediante incendio

Por otro lado, el juez considera que existen “serios indicios” de que el investigado cometió el 23 de marzo un delito continuado de daños mediante incendio, sancionado en el artículo 266.1 del Código Penal con penas de prisión de 1 a 3 años.

Afirma el auto de prisión que la investigación constató que el acusado se realizó un profundo corte en el pulgar de su mano izquierda al golpear un cristal en casa de un amigo, por lo que perdió parte de masa de dicho dedo y sangró abundantemente, “lo que generó un rastro hasta el servicio de urgencias del Centro de Salud de Los Llanos de Aridane, donde fue atendido”.

Existen indicios, sigue la autoridad judicial, de que el investigado “trató de incendiar” un Ford Fiesta, para lo que utilizó “parte de un empapador de los usados en urgencias del centro de salud, que cogería al ser asistido de las heridas de la mano, que apareció quemado junto a una de las ruedas del vehículo estacionado”.

A unos 50 metros de dicho vehículo fue quemado un contenedor de basura, agrega la resolución judicial, y se observó “un rastro de sangre desde donde se encontraba estacionado el vehículo Ford Fiesta”. A uno 30 metros de dicho contenedor, “se produjo el incendio” de un Peugeot 206, resalta la resolución, y se apreció “un rastro de sangre sobre la acera que continúa por el asfalto rodeando a dicho vehículo”. Esta huella continuó hasta el portal de la vivienda donde residen el investigado y su pareja.

Además, consta en autos que el hombre compareció nuevamente en el centro médico a las 23.49 horas, para ser asistido por la misma herida, que sangraba. La llevaba envuelta con una toalla y un paño de cocina y los enfermeros de guardia declararon que “llegó con las manos oscurecidas de hollín y con un fuerte olor a humo”. El auto de prisión es susceptible de recurso de reforma ante el Juzgado y de apelación ante la Audiencia Provincial.

También podría gustarte
Ver comentarios de la noticia

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.