Ánimo con la vuelta

0
Espero que hayan vuelto con fuerzas de vacaciones porque el otoño promete ser intenso. Puede sonar a que todo es lo mismo, que nada ha cambiado –y en parte es así, cierto–, pero en las próximas semanas hay varias citas que van a meter decibelios al ruido político y mediático de estos últimos días.

Por delante la sentencia del 1 de octubre, el brexit con portazo con el que amenaza Boris Johnson (y el tsunami que nos puede provocar semejante portazo), en el aire la repetición de elecciones y, lo peor, un horizonte económico en el que hay demasiados nubarrones, además del nubarrón del brexit.

Los primeros los hemos conocido esta semana, los que resumen cómo ha ido el verano en cifras. El dato del paro de agosto lo conocíamos ayer, el peor desde 2010; el dato del número de turistas que nos han visitado en julio (han venido menos ingleses y menos alemanes) y un dato que preocupa mucho en el sector: el dato de matriculaciones de coches en el mes de agosto, que han caído un 30% respecto al año pasado.

Es verdad que entonces los concesionarios decidieron comprarse más vehículos para evitar la nueva ley que entraba en vigor en septiembre pero, aún así, el sector sabe que el futuro del automóvil va a vivir una transformación dolorosa: cada vez compramos menos coches, y la tendencia es que en el futuro, tener un coche en propiedad no será la opción prioritaria.

Los jóvenes no sueñan con tener un vehículo en propiedad, su movilidad la conciben de otra forma, más racional, más comprometida con el medio ambiente, más práctica. “¿Por qué voy a pagar un seguro por un coche que apenas utilizo?”.

Efectivamente son mucho más pragmáticos, “utiliza lo que necesites y cuando lo necesites” y, con esa filosofía, las opciones de compartir viajes, compartir coches, alquilar uno por horas, coches eléctricos que coges y dejas en cualquier sitio cuando quieres y como quieres triunfan entre los menores de 35 años. Y especialmente entre los que viven en grandes ciudades.

Ni idea de por dónde puede llegar la solución para que el sector no agonice, pero desde luego, vendiendo coches tal y como se hace ahora no sobrevivirá mucho más tiempo.

Aún así, y volviendo a ese otoño intenso del que hablábamos al principio, el dato de matriculaciones de agosto es malo y es un indicador más de que efectivamente la temida desaceleración está aquí y que las alertas que encendieron la ralentización de la economía alemana eran reales.

Así que sí, espero que hayan vuelto con fuerzas porque vienen curvas. Así que coja un buen libro, practique deporte y respire. Solo es 4 de septiembre y la vuelta al cole todavía no ha empezado. ¡Ánimo con la vuelta!

Siguenos en Google News
También podría gustarte
Ver comentarios de la noticia

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Enable Notifications    Ok No thanks