El Drama de TV3

Cuando la televisión pública deja de lado la normalización de la lengua del país

0

La televisión pública catalana estrenó el pasado lunes en prime time su nueva mini serie llamada ‘Drama’. La serie ha causado una polémica enorme no por sus escenas de sexo casi explícito, sino porque en la serie se alternan actores que hablan catalán y castellano.

La pregunta que mucha gente nos hemos hecho es: ¿es lógico que la televisión pública de Catalunya emita contenido en castellano? O más simple: ¿Hay lugar para el bilingüismo en la televisión pública de Catalunya? La respuesta es sencillísima. No.

La televisión pública de Catalunya es la herramienta fundamental por la que una gran cantidad de catalanes –y castellanos residentes en Catalunya– tienen acceso al idioma del país. Sabemos de sobra que en las áreas urbanas e industriales del país (Tarragona, Barcelona y su área metropolitana) el catalán se habla poco o nada. Según un estudio del Institut d’Estadística de Catalunya, solamente el 27,5% de la población de Barcelona y su área metropolitana tiene el catalán como su lengua habitual. En el Camp de Tarragona es habitual en el 40% de la población. La única demarcación en la que el catalán es usado habitualmente por una significante mayoría de la población es Terres de l’Ebre con el 72,2%. Finalmente, contando todas las demarcaciones, el catalán lo usa de manera habitual únicamente el 36,1%.

Entonces, la tele pública del país tiene que ser la punta de lanza que enseñe catalán a quien no lo conozca y la que normalice su uso entre una población cada vez más castellanizada bajo el imperio del monolingüismo. Pero sobretodo, la televisión pública es una herramienta fundamental de supervivencia lingüística. Si eso no fuera así, el castellano entraría en Catalunya como Napoleón entró en España. Te asegura que solo se queda un momento, que va a otra parte y que contigo no quiere nada; pero cuando te das cuenta, nada es precisamente lo que te queda.

TV3 no puede dejar la lengua de lado, no puede ceder el terreno lingüístico que tantos años costó conquistar. Es más, citando a Pilar Carracelas, “parece increíble que los catalanes tengamos que justificar el tener un canal en catalán. Uno”. El objetivo de TV3 no es (o no debe ser) competir por picos estratosféricos de audiencia. El único objetivo que debe tener es la normalización de la lengua, aunque esto suponga que haya gente que no sintonice la cadena. Usar el catalán a todas horas propicia su normalización. Por el contrario, emitir una serie bilingüe traslada el mensaje que no es necesario saber ni aprender catalán en Catalunya, haciendo retroceder décadas al país. El simple hecho de continuar emitiendo la serie ‘Drama’ es un atentado lingüístico.

Que en Catalunya se vive una situación de diglosia ni se discute. Por ende, cualquier persona con dos dedos de frente puede entender que la lengua a priorizar no es la que goza de mayor prestigio, sino la que está siendo sistemáticamente oprimida hasta el punto de hacer peligrar su continuidad. TV3 debe ser el instrumento que revierta esta situación, no el que la agrave.

 

Siguenos en Google News
También podría gustarte
Ver comentarios de la noticia

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Enable Notifications.    Ok No thanks